¡Dale a Compartir¡




La reforma constitucional contenida en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 18 de junio de  2008 marcó una diferencia sin precedentes en la manera de concebir el sistema de justicia penal en nuestro país, no solo para los operadores de dicho sistema como son jueces, ministerios públicos, defensores, y las partes del proceso penal, sino también para la sociedad en general, necesitada desde hacía ya varios años, de una impartición de justicia cimentada en una normatividad cuya aplicación traiga como consecuencia hacer cada vez más estrechos los espacios a la impunidad, arbitrariedad, y abandono a las víctimas y a la sociedad en general.

EL JUICIO DE AMPARO Y EL SISTEMA PROCESAL PENAL ACUSATORIO

Secretaría Técnica del Consejo de Coordinación para la Implementación del Sistema de Justicia Penal




LIBRO: EL JUICIO DE AMPARO Y EL SISTEMA PROCESAL PENAL ACUSATORIO

Otros libros gratis 

Error: puede que no exista la vista de 866608adk8

La Reforma está provocando una renovación en la forma de entender el sistema de justicia penal por parte de sus diversos operadores, haciendo necesario dejar atrás las diversas prácticas ineficientes y autoritarias propias del
sistema inquisitivo mixto vigente aún en la mayoría de las entidades federativas y en el orden federal. Para adoptar en lugar de ello, los mecanismos propios de un sistema de corte adversarial y oral, regido por los principios de publicidad, contradicción, concentración, continuidad e inmediación, según lo prevé la redacción del artículo 20 de nuestra Constitución.




RESUMEN

  • Una de las grandes interrogantes que surgen ante todos estos cambios, se da en relación al futuro del Juicio de Amparo y a las modificaciones que tendrá que sufrir de acuerdo a los nuevos principios y reglas procesales del nuevo sistema de justicia penal acusatorio que se está implementado. Es urgente definir cuáles resoluciones podrán ser impugnadas mediante este medio extraordinario de defensa y cuál será su tramitación de acuerdo a las exigencias del nuevo sistema, de manera que la adopción de este modelo no entre en conflicto con el juicio de garantías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *